JoomlaLock.com All4Share.net

Tablón de Noticias

Intenta fundar una empresa

cncnot

 

Bienvenida la nueva generación de bolivianos, los “Millenials” y “Centenials”, que sueñan con ser emprendedores. Nuestro más sincero deseo es que sus anhelos se puedan concretar, haciendo de Bolivia un país próspero y capaz de competir con cualquier otro, ofreciendo calidad en productos y servicios. Agregando a ello la competitividad y productividad.

A abril de este año se tuvo un registro de 341.830 empresas según la información de Fundempresa. De este número, aproximadamente 102.549 están realmente activas. Del total del registro de comercio el 79% de las empresas son unipersonales, el 20% son SRL y el 1% SA.

Según los estudios establecidos por la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia en el país hay que cumplir un promedio de 192 trámites en 55 instituciones públicas, en unos papeleos que, en el mejor de los casos (si no le observan nada), puede demandarle un promedio de hasta 60 días completos a un costo de 12 mil bolivianos.

En función de ello se confirmaría la calificación que según Doing Business, que mide las facilidades y ventajas que ofrece un país para realizar actividad económica privada, Bolivia se ubica en el puesto 150 de 190 países solo encima de Venezuela y Haití. Este índice de facilidad para hacer negocios es un índice creado por el Grupo del Banco Mundial.? La clasificación de los más altos índices indica el mejor, generalmente el más simple en cuanto a las regulaciones para las empresas, y el de mayor protección de los derechos de propiedad, Bolivia por tanto se encuentra en una situación muy lejana de lo que debiera ser lo ideal.

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI), a través de su estudio Economías sombrías en todo el mundo, concluyó que Bolivia tiene la economía informal más grande de todo el planeta, entre 158 países incluidos en el estudio.“  Los más grandes (en informalidad económica) son Bolivia, con el 62,3% del PBI, y Zimbabue, con 60,6%.  A ello se agrega el tema laboral, el empleo informal que prima en la economía nacional, que alcanza el 80% y solo el 20% representa el empleo formal, algo sumamente preocupante, por ello la Cámara Nacional de Comercio envió un proyecto que genere la posibilidad de atraer a la formalidad a actores informales y la nueva economía esté conformada por al menos un 60 % de formalidad que inyectaría cerca de 6 mil millones de bolivianos adicionales al TGN.

Adicionalmente la informalidad en Bolivia genera otra distorsión en el mercado que es contrabando.  Según estudios realizados por la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia se estima que 3.000 Millones de dólares, equivalente al 8% del PIB, mueve el contrabando.  De éstos, solo 1000 Millones se distribuirían en el mercado interno, el resto pasaría por la amplia frontera de Bolivia a los países limítrofes.

Este es un panorama complejo que afortunadamente aún no ha desanimado a los empresarios que como titanes pelean contra la adversidad del mercado y la burocracia absurda de un estado que no parece valorar el esfuerzo de innovación, productividad, inversión y desarrollo que generan los empresarios.

Pero volvamos al contexto positivo de generar un emprendimiento que luego se transforme en una empresa exitosa generadora de empleo y riqueza. Según Alex Osterwalder  en su libro “Generación de modelos de negocio” afirma que la innovación en modelos de negocio consiste en crear valor para las empresas, los clientes y la sociedad, es decir, en sustituir los modelos obsoletos. Señala “Un modelo de negocio es la manera que una empresa o persona crea, entrega y captura valor para el cliente”.

Tres elementos deben tomarse en cuenta en la construcción de un Modelo de Negocio, que es lo primero que debe elaborar un emprendedor que desee convertirse en empresario.  Lo primero es establecer la posibilidad de la rentabilidad: Ningún negocio se monta para perder dinero, por tanto debe generar utilidad, ganancias que permitan crecer reinvertir y seguir creciendo.  Segundo, buscar la posibilidad de Escalabilidad: Que hoy se pueda montar uno, mañana otro y así sucesivamente hasta tener un modelo que conquiste el mercado o nos permita ser un actor relevante. Y tercero, si se desea alcanzar otros mercados debe redefinirse la Repetibilidad: Que se puedan estandarizar para poder hacerlos replicables en cualquier lugar, por ejemplo los productos de franquicia.

Por otra parte, cuando vaya a lanzar un producto o un servicio, estos deben también cumplir tres elementos que los debe hacer exitosos en el mercado, que son: Deseables, Viables y Rentables.

Todos estos elementos deben girar entorno de los clientes pilar y centro de cualquier modelo de negocio, ya que ninguna empresa puede sobrevivir durante mucho tiempo si no tiene clientes.

Una encuesta realizada a más de 25.000 personas (de 18 a 40 años) en 35 países, encargada por la empresa Herbalife Nutrition y ejecutada por OnePoll, reveló que el 74% de los jóvenes consultados sueñan con ser emprendedores, mientras que el 16% de ellos ya tenían su propio negocio. 

En el país el estudio reveló que el 31% estaría dispuesto a emprender negocios relacionados con la tecnología, y el 28% prefiere emprender en actividades relacionadas a negocios en general.

A aquellos que tienen una no muy buena imagen del empresario, les propongo, solo como un ejercicio de empatía, les invito a imaginar que son empresarios: ahora deben invertir todo sus ahorros y arriesgarlo todo por un sueño, acercarse a una entidad financiera y hacerse un préstamo, alquilar unas oficinas comprar todos los enseres y maquinaria que permita realizar la producción, o prestación de los servicios, o realizar la distribución y venta de los productos, luego  pensar en contratar el personal idóneo y capacitado;  invertir en mejor infraestructura, compra de nuevos equipos, crear las mejores condiciones para el trabajador; cada mes pagar sueldos al personal, realizar los aportes al seguro social y para la jubilación; y no puede olvidar los impuestos. Y esto es solo una parte de las obligaciones primarias del empresario.

Hablando de personal, debes pensar en capacitarlo y estar pendiente de que no se vaya a la competencia luego de haber sido capacitado. Debe aprender a motivar a sus empleados con ejemplos de respeto y una adecuada remuneración; esto le llevará a calcular cuánto debe ganar su personal; y si no tiene los recursos para pagarle enfrentar paros y otras medidas de presión o verlos irse hacia otra empresa.

Si las cuentas no cuadran porque sus gastos son mayores que sus ingresos, quedarse noches enteras pensando la forma de mejorar la situación empresarial y la de sus trabajadores, para no girar cheques que luego se queden sin fondos, y si las cosas no mejoran convocar a los trabajadores para decirles cara a cara, que están despedidos porque no puede cubrir la planilla.

En este ejercicio piense Ud. que es el jefe, el dueño de la empresa, al que llaman  explotador según los que nunca generaron un empleo, ni pagaron con su esfuerzo un salario, ni arriesgaron todo por un sueño y vea de dónde sacaran el dinero para pagar el segundo aguinaldo que se le ocurrió al gobierno de turno, con beneplácito irresponsable  de los políticos  que buscan los votos de los trabajadores, que no se dan cuenta que al apoyar esas medidas ponen en riesgo su fuente laboral, digna y permanente, solo por recibir una prebenda momentánea.

Vea la forma de enfrentar el contrabando que le ha quitado mercado. Imagínese buscando nuevos productos para su fábrica porque las importaciones de China lo dejaron fuera del mercado.  Y, mientras usted trata de salvar la empresa, sus trabajadores están en asamblea analizando cuánto de aumento salarial le pedirán este año, pese a su poco compromiso con su empresa. Respire, tome aliento, solo se trata de un ejercicio imaginario, no le está ocurriendo de verdad, porque a usted, como buen empleado público le llegará su sueldo a fin de mes.

Como pudo imaginar, el empresario -ese villano y explotador- es aquella persona a quien no le llamó la atención el modelo de vida de tener un trabajo estable que le permita vivir sin sobresaltos.

Es cierto que el emprendedor también es ignorado por todos los niveles del sistema educativo. Por suerte, estas cuestiones van mejorando poco a poco con el paso del tiempo.

Comenzamos este análisis con una bienvenida y concluimos con la invitación a todo joven valiente que desee cambiar el mundo, que tenga sueños y no tenga MIEDO de seguir una gran aventura al abrir un negocio y lograr SER RELEVANTE para todos sus empleados y para un país, que requiere de su impulso para trasformar y fortalecer la economía de toda una nación.

Debemos entender que será mucho más fácil encarar nuestros problemas si se tiene una mayor presencia privada en el quehacer económico nacional, no dejemos que apaguen nuestro espíritu emprendedor y renunciar a nuestros sueños.

Rolando Kempff Bacigalupo es Economista, licenciado en la U.M.S.A.,  con Post Grado; Doctorado Ph.D en Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador de Argentina  y Académico de Número de la ABCE (Academia Boliviana de Ciencias Económicas).

Log in