JoomlaLock.com All4Share.net

Tablón de Noticias

Tablón de noticias

Hidrovías para gravitar hacia el Atlántico

 

Rolando Kempff Bacigalupo 750x375

 

Hace pocos días el Gobierno dio un paso positivo: puso en marcha las operaciones de la hidrovía Ichilo-Mamoré-Madeira-Amazonas, que junto a la hidrovía Paraguay-Paraná nos permitirá consolidar la presencia del país en el océano Atlántico.
“Hemos empezado la utilización de la hidrovía Ichilo-Mamoré, pero tenemos muchos ríos todavía en el país, que están subutilizados; por ejemplo, el río Beni o el río Itenez, para eso tenemos que habilitar los ríos, para que se conviertan en grandes autopistas, en grandes carreteras ya construidas por la naturaleza, para que el pueblo boliviano las utilice para mejorar su economía en una situación de crisis como la que atravesábamos”, dijo el presidente Luis Arce.
Bolivia tiene distintos ríos “subutilizados” como el río Beni, el Itenez, el Madre de Dios, por lo que Arce demandó habilitar esas vías fluviales como las nuevas “carreteras” que permitan mejorar nuestra economía.
Al mismo tiempo, la primera autoridad del país pidió a sus colaboradores hacer todos los esfuerzos para utilizar todos los ríos navegables del país, como si se trata de “autopistas” naturales del transporte y promover los estudios necesarios para, al mismo tiempo, generar energía eléctrica.
Para aprovechar todos los beneficios que ofrece la naturaleza no debemos descuidar la Economía Naranja, buscando también la promoción turística de la zona.
El viceministro de Comercio Exterior Benjamín Blanco informó que el Gobierno boliviano realizará gestiones con países vecinos con los que se comparte ríos para que sean alternativas al comercio exterior y llegar de esa manera a puertos de ultramar en el océano Atlántico.
No olvidemos que el rendimiento del transporte fluvial es, de lejos, el más económico comparado con otras formas de movilizar grandes volúmenes de carga. Un caballo de fuerza (HP) mueve por carretera escasamente unos 150 Kg. El ferrocarril permite, con menores adherencias, transportar hasta 500 Kg. En el modo fluvial o marítimo el rendimiento es de 4.000 Kg.
Otra ventaja: una tonelada para ser transportada por camión requiere un litro de combustible para recorrer 23 Km. Por tren, el rendimiento sería de 90 Km. Por barcazas fluviales alcanza los 250 Km, y si fuera por buques ultramarinos más de 300 Km.
La alternativa de la salida al mar por el Océano Atlántico, por vía fluvial, recibe un nuevo impulso con el proyecto el Mutún, la Hidrovía Paraguay-Paraná, su vinculación multimodal, Central Aguirre y Puerto Busch. La vinculación multimodal ofrece las condiciones favorables para acometer proyectos de particular interés nacional, cuya condición previa es el libre uso y navegabilidad por los ríos Paraguay y Paraná, otorgados por el Tratado de la Cuenca del Plata con 3.200 Km /de navegación.
El abaratamiento de los costos de fletes en la hidrovía hace posible la explotación de grandes riquezas naturales. En el caso de Bolivia están el hierro y manganeso del Mutún, la minería del precámbrico, y la soya del complejo agrícola ganadero de Santa Cruz, entre otros productos.
También debemos considerar que, desde el punto de vista físico, la hidrovía es un verdadero eje de integración en el intercambio entre los países y las poblaciones que están en su área de influencia.
La hidrovía Ichilo-Mamoré, de aproximadamente 1.400 kilómetros de extensión, que comienza en Puerto Villarroel, pasa por Puerto Siles y concluye en Puerto Sucre, en el municipio de Guayaramerín, frontera con Brasil, permitirá incrementar las exportaciones, bajando los costos de transporte.
Habilitar adecuadamente esta hidrovía demandará un trabajo coordinado entre el gobierno central y los subnacionales, contando además con la participación del sector privado, que puede ser el inversor para llevar adelante todas las mejoras necesarias.
El Tesoro General de la Nación programó 5,6 millones de bolivianos para la serie de trabajos que necesita esta nueva conexión con el Atlántico. Ya se tiene firmados contratos con el Servicio de Mejoramiento de la Navegación Amazónica (Semena) y la Empresa Estratégica Boliviana de Construcción y Conservación de Infraestructura Civil para ejecutar obras como limpieza, protección de puertos, construcción de áreas complementarias, construcción del muelle de atraque del complejo portuario y de protección ribereña.
Es necesario remarcar que el interés nacional por las hidrovías hacia el Atlántico no significa que el país haya renunciado a su derecho de tener una salida propia al Pacífico.

El autor es Economista, licenciado en la UMSA, con Post Grado; Doctorado Ph.D en Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador de Argentina y Académico de Número de la ABCE (Academia Boliviana de Ciencias Económicas).

Renovación de Becas 2-2021

renueva tu beca 1

 

Presiona la imagen para descargar los requisitos

La Paz, te queremos grande y próspera

 

WhatsApp Image 2021 07 19 at 12.55.49

 

La Paz, cuna de libertad y tumba de tiranos, recordó este 16 de julio la gesta libertaria de 1809, protagonizada por preclaros personajes de la época, que dieron inicio a la lucha por la independencia de la Corona Española.
El departamento de La Paz, que en años pasados era el motor de la economía, ahora dejó ese papel a la pujante Santa Cruz. Recuperar ese sitial es posible, pero eso demandará de todos los estantes y habitantes de la sede de gobierno dedicación y esfuerzo. Gobierno, rabajadores y empresario deben concertar acciones orientadas a incrementar la producción, la productividad y, consecuentemente, las exportaciones.
De acuerdo con los informes del INE a 2019, nuestro departamento, como segunda economía del país, generó un PIB de 79.478 millones de bolivianos (algo más de 11.500 millones de dólares), y su PIB per cápita alcanzó los 3.988 dólares, muy por encima del promedio nacional.
La economía paceña no gira en torno a la extracción de materia prima. Su sustento está en la administración pública, casi con 20 %, seguido por el sistema financiero con el 14 %, la industria aproximadamente el 9% y el comercio con el 8 %. Toda esta actividad puede ser complementada con proyectos enmarcados en la Economía 4.0, del conocimiento.
A diferencia de años anteriores, en 2021 la actividad minera tuvo un repunte, pues a mayo de este año las principales exportaciones de La Paz fueron: oro metálico con un valor de 601,9 millones de dólares, joyería en oro con 91,6 millones de dólares, minería de zinc con 32,7 millones de dólares, estaño metálico con 20,5 millones de dólares, productos textiles con 3,2 millones y otros productos con 82,7 millones de dólares.
Un dato que nos debe preocupar a los paceños es que en 2020, la tasa de crecimiento de la población fue del 0,75 %, mientras la migración total neta fue de -5,4 %.
Según el INE, la población estimada de La Paz, para este 2021, es de 3.023.791, menor que Santa Cruz, que tiene 3.363.400 habitantes.
En La Paz uno puede pasar de los 6.000 msnm, en la zona de la cordillera, a los 3.500 msnm en el altiplano -donde están las dos mayores ciudades de la región: La Paz y El Alto-; en los valles y los yungas llega a los 2.000 msnm y en la zona de los llanos orientales (casi todo el norte paceño) estar a los 150 msnm.
Recuperar el sitial que teníamos demandará una adecuada planificación y coordinación entre los tres niveles de administración: Gobiernos central, departamental y municipal. Esto debe ser sustentado por políticas nacionales de seguridad jurídica, fomento a la iniciativa privada y una integración vial -incluidos los ferrocarriles hasta los puertos chilenos- que nos permita llegar a todas las regiones del departamento.
Para viajar en ómnibus desde la sede de gobierno hasta Ixiamas se necesita más de 12 horas para cubrir los algo más de 500 Km. La Paz-Rurrenabaque es un viaje de más de 9 horas por carretera, para cubrir sus 400 Km. Esta es una muestra de nuestra falta de integración.
Entre algunas obras urgentes se puede citar un aeropuerto hub, que no solo ofrezca servicios a esta región abandonada, sino que lo vincule con otras regiones turísticas como el Salar de Uyuni, por citar un solo caso.
Como dije en un comentario de agosto de 2019, esta región desvinculada del resto de La Paz tiene potencialidades para diversos emprendimientos industriales y la generación de energía por aproximadamente 100 megavatios.
El Norte Paceño Tropical ocupa la mitad del territorio del departamento con algo más de 60.000 kilómetros cuadrados y una población aproximada de 100 mil habitantes. En esta región están los municipios de Apolo, Guanay, Ixiamas, Mapiri, Tacacoma, Teoponte, Tipuani y San Buenaventura, con una densidad apenas superior a un habitante por kilómetro cuadrado.
La temperatura de la región fluctúa entre los 24 y 33 grados centígrados, clima en el que se puede producir café, castaña, arroz, cacao, junto a hortalizas y una gran variedad de frutas. En esta exuberante región se puede aplicar la Economía Naranja, para una adecuada explotación del ecoturismo, mostrando la gran riqueza del Madidi.
Ejecutar políticas de atracción turística, que podría ser una de las fuentes de mayor ingreso del departamento, requiere del trabajo de todos sus habitantes, garantizando al turista que podrá volver a su lugar de origen cuando así lo quiera, sin que se lo impida un bloqueo repentino de alguna comunidad, trabajadores de alguna empresa o vecinos de algún barrio.
No podemos convertirnos en un atractivo turístico internacional, si no tenemos la capacidad de garantizar el libre tránsito por todo nuestro territorio.
Como La Paz, tenemos mucho que ofrecer al turismo. Solo por citar algunos: Pasar de las cumbres nevadas a los yungas en menos de 2 horas de viaje; Titicaca, el lago navegable más alto del mundo; Tiwanacu, muestras de una cultura milenaria; Rurrenabaque, ingreso a la Amazonia boliviana.
Para que La Paz retome el liderazgo nacional solo necesitamos trabajar todos juntos, tirando la carreta en una sola dirección, no guiados por mezquinos intereses, que nos llevaron a donde ahora estamos.
Si es cierto que queremos a esta tierra, que estamos orgullosos de vivir en La Paz, demos el paso correcto para dar nuestro aporte a su mayor grandeza.
Paceños y no paceños ¡Viva La Paz!

El autor es Académico de Número de la ABCE (Academia Boliviana de Ciencias Económicas).

Intenta fundar una empresa

cncnot

 

Bienvenida la nueva generación de bolivianos, los “Millenials” y “Centenials”, que sueñan con ser emprendedores. Nuestro más sincero deseo es que sus anhelos se puedan concretar, haciendo de Bolivia un país próspero y capaz de competir con cualquier otro, ofreciendo calidad en productos y servicios. Agregando a ello la competitividad y productividad.

A abril de este año se tuvo un registro de 341.830 empresas según la información de Fundempresa. De este número, aproximadamente 102.549 están realmente activas. Del total del registro de comercio el 79% de las empresas son unipersonales, el 20% son SRL y el 1% SA.

Según los estudios establecidos por la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia en el país hay que cumplir un promedio de 192 trámites en 55 instituciones públicas, en unos papeleos que, en el mejor de los casos (si no le observan nada), puede demandarle un promedio de hasta 60 días completos a un costo de 12 mil bolivianos.

En función de ello se confirmaría la calificación que según Doing Business, que mide las facilidades y ventajas que ofrece un país para realizar actividad económica privada, Bolivia se ubica en el puesto 150 de 190 países solo encima de Venezuela y Haití. Este índice de facilidad para hacer negocios es un índice creado por el Grupo del Banco Mundial.? La clasificación de los más altos índices indica el mejor, generalmente el más simple en cuanto a las regulaciones para las empresas, y el de mayor protección de los derechos de propiedad, Bolivia por tanto se encuentra en una situación muy lejana de lo que debiera ser lo ideal.

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI), a través de su estudio Economías sombrías en todo el mundo, concluyó que Bolivia tiene la economía informal más grande de todo el planeta, entre 158 países incluidos en el estudio.“  Los más grandes (en informalidad económica) son Bolivia, con el 62,3% del PBI, y Zimbabue, con 60,6%.  A ello se agrega el tema laboral, el empleo informal que prima en la economía nacional, que alcanza el 80% y solo el 20% representa el empleo formal, algo sumamente preocupante, por ello la Cámara Nacional de Comercio envió un proyecto que genere la posibilidad de atraer a la formalidad a actores informales y la nueva economía esté conformada por al menos un 60 % de formalidad que inyectaría cerca de 6 mil millones de bolivianos adicionales al TGN.

Adicionalmente la informalidad en Bolivia genera otra distorsión en el mercado que es contrabando.  Según estudios realizados por la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia se estima que 3.000 Millones de dólares, equivalente al 8% del PIB, mueve el contrabando.  De éstos, solo 1000 Millones se distribuirían en el mercado interno, el resto pasaría por la amplia frontera de Bolivia a los países limítrofes.

Este es un panorama complejo que afortunadamente aún no ha desanimado a los empresarios que como titanes pelean contra la adversidad del mercado y la burocracia absurda de un estado que no parece valorar el esfuerzo de innovación, productividad, inversión y desarrollo que generan los empresarios.

Pero volvamos al contexto positivo de generar un emprendimiento que luego se transforme en una empresa exitosa generadora de empleo y riqueza. Según Alex Osterwalder  en su libro “Generación de modelos de negocio” afirma que la innovación en modelos de negocio consiste en crear valor para las empresas, los clientes y la sociedad, es decir, en sustituir los modelos obsoletos. Señala “Un modelo de negocio es la manera que una empresa o persona crea, entrega y captura valor para el cliente”.

Tres elementos deben tomarse en cuenta en la construcción de un Modelo de Negocio, que es lo primero que debe elaborar un emprendedor que desee convertirse en empresario.  Lo primero es establecer la posibilidad de la rentabilidad: Ningún negocio se monta para perder dinero, por tanto debe generar utilidad, ganancias que permitan crecer reinvertir y seguir creciendo.  Segundo, buscar la posibilidad de Escalabilidad: Que hoy se pueda montar uno, mañana otro y así sucesivamente hasta tener un modelo que conquiste el mercado o nos permita ser un actor relevante. Y tercero, si se desea alcanzar otros mercados debe redefinirse la Repetibilidad: Que se puedan estandarizar para poder hacerlos replicables en cualquier lugar, por ejemplo los productos de franquicia.

Por otra parte, cuando vaya a lanzar un producto o un servicio, estos deben también cumplir tres elementos que los debe hacer exitosos en el mercado, que son: Deseables, Viables y Rentables.

Todos estos elementos deben girar entorno de los clientes pilar y centro de cualquier modelo de negocio, ya que ninguna empresa puede sobrevivir durante mucho tiempo si no tiene clientes.

Una encuesta realizada a más de 25.000 personas (de 18 a 40 años) en 35 países, encargada por la empresa Herbalife Nutrition y ejecutada por OnePoll, reveló que el 74% de los jóvenes consultados sueñan con ser emprendedores, mientras que el 16% de ellos ya tenían su propio negocio. 

En el país el estudio reveló que el 31% estaría dispuesto a emprender negocios relacionados con la tecnología, y el 28% prefiere emprender en actividades relacionadas a negocios en general.

A aquellos que tienen una no muy buena imagen del empresario, les propongo, solo como un ejercicio de empatía, les invito a imaginar que son empresarios: ahora deben invertir todo sus ahorros y arriesgarlo todo por un sueño, acercarse a una entidad financiera y hacerse un préstamo, alquilar unas oficinas comprar todos los enseres y maquinaria que permita realizar la producción, o prestación de los servicios, o realizar la distribución y venta de los productos, luego  pensar en contratar el personal idóneo y capacitado;  invertir en mejor infraestructura, compra de nuevos equipos, crear las mejores condiciones para el trabajador; cada mes pagar sueldos al personal, realizar los aportes al seguro social y para la jubilación; y no puede olvidar los impuestos. Y esto es solo una parte de las obligaciones primarias del empresario.

Hablando de personal, debes pensar en capacitarlo y estar pendiente de que no se vaya a la competencia luego de haber sido capacitado. Debe aprender a motivar a sus empleados con ejemplos de respeto y una adecuada remuneración; esto le llevará a calcular cuánto debe ganar su personal; y si no tiene los recursos para pagarle enfrentar paros y otras medidas de presión o verlos irse hacia otra empresa.

Si las cuentas no cuadran porque sus gastos son mayores que sus ingresos, quedarse noches enteras pensando la forma de mejorar la situación empresarial y la de sus trabajadores, para no girar cheques que luego se queden sin fondos, y si las cosas no mejoran convocar a los trabajadores para decirles cara a cara, que están despedidos porque no puede cubrir la planilla.

En este ejercicio piense Ud. que es el jefe, el dueño de la empresa, al que llaman  explotador según los que nunca generaron un empleo, ni pagaron con su esfuerzo un salario, ni arriesgaron todo por un sueño y vea de dónde sacaran el dinero para pagar el segundo aguinaldo que se le ocurrió al gobierno de turno, con beneplácito irresponsable  de los políticos  que buscan los votos de los trabajadores, que no se dan cuenta que al apoyar esas medidas ponen en riesgo su fuente laboral, digna y permanente, solo por recibir una prebenda momentánea.

Vea la forma de enfrentar el contrabando que le ha quitado mercado. Imagínese buscando nuevos productos para su fábrica porque las importaciones de China lo dejaron fuera del mercado.  Y, mientras usted trata de salvar la empresa, sus trabajadores están en asamblea analizando cuánto de aumento salarial le pedirán este año, pese a su poco compromiso con su empresa. Respire, tome aliento, solo se trata de un ejercicio imaginario, no le está ocurriendo de verdad, porque a usted, como buen empleado público le llegará su sueldo a fin de mes.

Como pudo imaginar, el empresario -ese villano y explotador- es aquella persona a quien no le llamó la atención el modelo de vida de tener un trabajo estable que le permita vivir sin sobresaltos.

Es cierto que el emprendedor también es ignorado por todos los niveles del sistema educativo. Por suerte, estas cuestiones van mejorando poco a poco con el paso del tiempo.

Comenzamos este análisis con una bienvenida y concluimos con la invitación a todo joven valiente que desee cambiar el mundo, que tenga sueños y no tenga MIEDO de seguir una gran aventura al abrir un negocio y lograr SER RELEVANTE para todos sus empleados y para un país, que requiere de su impulso para trasformar y fortalecer la economía de toda una nación.

Debemos entender que será mucho más fácil encarar nuestros problemas si se tiene una mayor presencia privada en el quehacer económico nacional, no dejemos que apaguen nuestro espíritu emprendedor y renunciar a nuestros sueños.

Rolando Kempff Bacigalupo es Economista, licenciado en la U.M.S.A.,  con Post Grado; Doctorado Ph.D en Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador de Argentina  y Académico de Número de la ABCE (Academia Boliviana de Ciencias Económicas).

El futuro del proyecto del Mutún

Rolando Kempff Bacigalupo 750x375

 

El yacimiento de hierro y manganeso del Cerro Mutún fue descubierto en 1848. La región montañosa del Mutún se encuentra ubicada en el Oriente boliviano en la frontera con Brasil, a 32 Km al sur de la ciudad de Puerto Suárez, ubicada cerca de la Laguna Cáceres y el Canal Tamengo. Limita con el macizo de Urucum, perteneciente al Brasil, que es también un gran yacimiento de hierro, actualmente en explotación.
El Cerro Mutún cuenta con hematita, magnetita, siderita y mineral de manganeso, forman un área de 65 Km2 de colinas de entre 200 y 800 metros de altura.
Desde Puerto Suárez se llega al yacimiento del Mutún por una carretera de 41 Km de longitud, transitable durante todo el año. Puerto Suárez está, a su vez, comunicado con la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, por una carretera de 641 Km. Adicionalmente, en Puerto Suárez existe un aeropuerto internacional. Comibol y Geobol iniciaron estudios destinados a su explotación y hasta 1993 la Empresa Metalúrgica del Oriente (EMEDO), subsidiaria de Comibol, explotó 350.000 Tn de concentrados destinados a metalúrgicas de Paraguay y Argentina.
El primer intento de explotar esta riqueza estaba respaldado por el DS 21.060, que descentralizó las funciones de la Comibol, creando, entre otras empresas subsidiarias, la Empresa Minera del Oriente, con la tarea exclusiva de desarrollar y explotar el yacimiento del Mutún.
El segundo intento ocurrió el 2005, cuando la firma brasileña EBX presentó un proyecto e instaló hornos de fundición en Puerto Suárez. Planeaba utilizar carbón vegetal, proveniente de El Pantanal, y fue rechazado por muchos sectores en Bolivia.
Durante el gobierno de Evo Morales, el 2007, se hizo el tercer intento con la Empresa india Jindal Steel, que se adjudicó la licitación lanzada por el gobierno nacional.
El contrato suscrito entre Jindal y el Gobierno de Bolivia estableció una inversión de 2.100 millones de dólares en los primeros 8 años a partir del año 2010. Se calculaba que los ingresos por concepto de utilidades que recibirá Bolivia sería aproximadamente de 200 millones de dólares anuales a partir del quinto año de ejecución.
Ahora el Gobierno anunció que se reactivó el que podría ser cuarto intento, firmado durante la gestión de Evo Morales con la empresa china Sinosteel.
Hace poco, Ramiro Villavicencio, Ministro de Minería, informó que, tras una negociación de unos dos meses, la empresa china reanudó los trabajos -paralizados en enero de 2020- cuando “estábamos en vísperas de un proceso de arbitraje internacional”.
Este proyecto tiene una inversión de 466 millones de dólares, de los cuales el 80% proviene de un crédito chino.
Se considera que el Mutún es una de las mayores reservas del mundo. Estudios que hizo Mackee en la región sobre el potencial de las reservas mineralógicas, estiman en aproximadamente 40.000 millones de toneladas de hierro y unos 10.000 millones de manganeso.
Para que este proyecto se desarrolle sin más obstáculos, el Gobierno debe llevar a cabo dos acciones fundamentales: por un lado, terminar el saneamiento de toda la tierra comprendida en la siderúrgica. No olvidemos que cuando estaba la empresa india Jindal, éste fue uno de los problemas con que tropezó el Mutún.
El segundo tema es garantizar la provisión de gas natural que necesitará el proyecto. Si la certificación de reservas no permite cubrir tanto la demanda interna de este energético, como los compromisos de venta a Brasil y Argentina, se constituye en un problema.
Sinosteel tiene 30 meses para terminar la construcción de la planta, con capacidad para procesar 150.000 toneladas de acero.
Según estimaciones de la Empresa Siderúrgica del Mutún, el país importa barras de acero por aproximadamente 300 millones de dólares al año. Con la puesta en marcha de la planta del Mutún se dejaría de erogar esa cifra.
La historia nacional nos recuerda que la economía nacional estuvo signada por la minería, como exportadores netos de materia prima. En la época de la colonia española extrajeron del cerro rico de Potosí más de 35.000 toneladas métricas de plata. Cuando se fundó la república de Bolivia aún vivíamos de este mineral.
Al comenzar el Siglo XX llegó la era del estaño y a mediados del 1900 ya ingresando al agotamiento de las minas de Patiño, Hochschild y Aramayo llegó la nacionalización de las minas (1952).
Luego, llegó la exportación de petróleo y ahora esperamos volver a dos rubros mineros: el hierro del Mutún y el litio. Esperamos que ahora dejemos de ser exportadores solo de materia prima y pasemos a industrializar estos recursos.
Así mismo la Hidrovía de la Cuenca de Plata cobra importancia para la exportación de Hierro.
Así como desarrollar la Economía 4.0 del talento, desarrollar Servicios y exportaciones como la Economía Naranja que expone el turismo, hotelería, Culinaria y Transporte, nuestro futuro debe de ser el talento humano y no solo los Recursos Naturales de insumos mineralógicos.

El autor es Economista, Académico de Número de la ABCE (Academia Boliviana de Ciencias Económicas).

 

 

 

 

Log in